Archivo de la etiqueta: “intervenciones urbanas”

Plaza: Víctor Cuesta. Ubicación: Cuenca, Ecuador.

Crítica publicada en Café Arquitectónico, el 7 de Mayo del 2012 por . Link: http://bit.ly/2gUouw1

Proyecto: Durán & Hermida
Crítica: Verónica Rosero

Publicado orginalmente en: 30-60 cuaderno latinoamericano de arquitectura. “Microurbano”. Abril 2012. http://www.30-60.com.ar/

plaza

Plaza Víctor J. Cuesta, Cuenca Ecuador. Fotografía recuperada de: http://bit.ly/2gUouw1

¿En qué radica la importancia del análisis y crítica de un espacio público? Podría pensarse en primera instancia en un enfoque centrado en el diseño y las intenciones formales. Sin embargo, su crítica adquiere relevancia al poner de relieve el carácter relacional, cultural y cívico del espacio típicamente urbano. La plaza Víctor J. Cuesta (VJC) del estudio de arquitectos Durán & Hermida, es un proyecto de cirugía urbana de mediana escala en el que por encima de su acento estético se encuentra su fomentación a la cohesión social que resalta su carácter de urbano y público (abierto y de acceso universal). Se ha procurado así, abordarlo desde un marco multifocal, partiendo del hecho de que la calidad de las ciudades está en estrecha relación con la calidad de sus espacios públicos.

La presencia de la Plaza VJC en diversas publicaciones no es una casualidad: sus atributos la hicieron merecedora del primer premio nacional de diseño urbano en la XVI Bienal de Arquitectura de Quito. El contundente veredicto del jurado resalta el hecho de haber logrado constituir un espacio público de calidad doméstica, acorde a la escala del contexto, con detalles cuidados y sutiles, poniendo en valor su contorno histórico.

EL ESPACIO PÚBLICO COMO PORTADOR DE UNA CULTURA.

Actualmente nos enfrentamos a la masiva presencia de intervenciones atadas a un mismo proceso que afecta de forma similar a territorios de naturaleza diferente,  donde la vieja ciudad concentrada, de renovada morfología, no queda invicta. Es este un contexto propicio para  explorar estrategias y trazar nuevas líneas que trasciendan los estrechos márgenes de proyectos estandarizados y desanclados del lugar que dejan como resultado paisajes poco representativos de su contenido cultural o simbólico.

Gran parte de la formación académica de los autores del proyecto fue realizada en Barcelona. ¿De qué manera revela éste su condición de haber estudiado fuera? Fue ésta una de las primeras inquietudes a despejar al entrevistar a Augusta Hermida. Consciente de la ineludible influencia que cada situación y cada contexto ejerce sobre los procesos creativos, la arquitecta, estudiosa de la obra de Mies van der Rohe, me habla de su formación en una arquitectura de rigor, universal. Sus proyectos son una manifestación  contemporánea de los atributos de la modernidad, de su economía, su precisión, y del entendimiento de sus formas como relación y estructura organizadora del proyecto.

Pero ¿Cuál es la estrategia para que, partiendo de referentes globales, se  produzca una integración con lo local? Motivo entonces a que su respuesta se enfoque en el ámbito de las pre-existencias, y es allí donde se van dibujando sus intenciones: la capacidad de geometría, de abstracción y de relaciones funcionales y estructurales del modernismo son cualidades que también pueden encontrarse en el Centro Histórico cuencano. Ese orden presente en su configuración y en sus fachadas de arquitectura tradicional es el que dio paso a su declaración como Patrimonio. Por lo tanto, aquel rigor constructivo que antaño tuvo que ser usado en las construcciones de adobe, sus resultados controlados y ordenados, son hoy el marco bajo el cual conciben sus proyectos. “No hay diferencia entre un orden de la vanguardia y un orden de la arquitectura vernácula” comenta, “la pre-existencia (por tanto) es el orden”.

INTERACCIONES E IMAGINARIOS.

La búsqueda de una ciudad sostenible (sin limitarlo al estrecho corsé ambiental) requiere la construcción de espacios urbanos social o culturalmente diversos y funcionalmente complejos, lo que sin duda sucede al explorar estrategias en diálogo con lo local (contextualización) a través de los elementos que configuren sus diferencias, pliegues e irregularidades, características que le otorgan un determinado sentido del lugar. Esto implica el estar conscientes de su multiplicidad de funciones, de la diversidad de motivaciones y acciones de sus usuarios, y de la masa crítica que la propia densidad urbana supone.  Así, se garantiza una utilización del espacio público que contribuya a la complejidad y diversidad del tejido urbano y social, transformándolo en un lugar viable para la sociabilidad (convivencia e interacción) y la identificación colectiva (imaginario).

Con especial énfasis en el uso y disposición del mobiliario urbano y en la presencia de texturas, la Plaza VJC, en funcionamiento desde el año 2008, es ahora susceptible de un análisis post-ocupacional y de una evaluación de las expectativas previas a través de la descripción de algunos itinerarios básicos. Parte sustancial de la calidad de este espacio urbano va de la mano de la disminución de barreras físicas en su tejido. Una cómoda accesibilidad y circulación está garantizada gracias a una única plataforma que se adapta a los niveles de las cuatro esquinas a través de un manejo interesante de terrazas en ambos sentidos que cumplen tanto una función técnica como utilitaria.

En el extremo noreste de la Plaza encontramos una zona verde resultado de un sutil y paulatino transepto de la piedra al césped. Aquí, padres o madres podrán tomar asiento mientras sus niños/as se entretienen en los juegos infantiles dispuestos a lo largo de la pérgola que les da sombra. La disposición y carácter del mobiliario permite a sus usuarios sentarse o recostarse ya sea en el césped o en las propias bancas.

Paralelamente, en el extremo opuesto, tres bancas cumplen la función de parada de autobús. Sin una marquesina que la defina, la gente lo ha convertido su lugar de conglomeración y espera. Las sillas individuales colocadas frente a cada banca fomentan la interacción. Esta actividad se entrecruza a su vez con flujos naturales previamente analizados en los que de forma continuada, los transeúntes atraviesan la plaza en diagonal, recorrido que ha sido trazado de manera sutil mediante las luminarias bajas.

No hay que olvidar la conmemoración a Víctor J. Cuesta que congrega anualmente a los miembros de su organización en la zona dura pre-pensada como espacio de encuentro, presentaciones y representaciones. Es así cómo, en función del entendimiento de la diversidad de usos y comportamientos, y de la complejidad de relaciones entre forma urbana y cohesión social, se obtienen espacios vivos en las ciudades.

TIEMPO Y GOBIERNO DEL ESPACIO PÚBLICO.

En la Plaza VJC las técnicas constructivas, los procesos proyectuales aplicados en su contexto físico e histórico,  vinculan la intervención con el pasado pero abren a la vez nuevas oportunidades hacia el futuro. Este acercamiento al proyecto motivado por las nociones de contextualización y cohesión social tiene una tercera  y fundamental vertiente relacionada con el gobierno de su espacio a lo largo del tiempo. La crítica a través de estas tres vertientes cambia la perspectiva de cómo entendemos el espacio público, a la vez que sirve como estrategia capaz de ampliar las posibilidades de apropiación del espacio.

El Municipio de Cuenca, entidad púbica encargada de la construcción del proyecto, cumplió un rol esencial en su ejecución, permitiendo una participación activa de los autores del proyecto a través de la dirección arquitectónica.  Dentro del sistema de espacios públicos de Cuenca, el proyecto constituyó un mérito en trabajo público y motivó a la concreción de otros proyectos. Por muy tangencial que pueda parecer, es importante recalcar el hecho de que se haya tomado la decisión política de realizar la intervención y de garantizar su financiación y correcta ejecución.

Sin embargo, el proyecto se ve hoy enfrentado al deterioro, a la vista de una nueva administración. Factores como usos no previstos y ocasionales actos vandálicos han provocado el detrimento de esta valiosa intervención. No hay duda de que el debate implica una responsabilidad compartida, donde la conservación de los espacios públicos depende en gran medida de la administración pública, pero también de los ciudadanos que los usan. Herramientas como la posibilidad de interacción y el diálogo abierto con su contexto, presentes en un proyecto como la Plaza VJC, pueden incitar a la gente a formar parte activa de su entorno, a sentirse comprometida con el mismo y cuidar de él.  Es pertinente quizá pensar en el posible involucramiento del sector privado, pero siempre con la consciencia de que jamás podrá ponerse en peligro características tan fundamentales de un espacio público como son la igualdad, la pluralidad, la accesibilidad; en definitiva, la libertad como claro signo de progreso de cara al futuro.

 

Anuncios

Loja.

Loja está ubicada al sur del Ecuador, es de esas pequeñas ciudades. Pequeñas pero bonitas ciudades. Pequeñas y bonitas ciudades donde malditamente conoces a todos -bueno, así dices cuando algo te molesta, y te molesta que Loja sea pequeña, pero vamos, Loja es bonita.

¿Ya les dije que Loja es pequeña? Creo que sí. Como les decía Loja es pequeña, así que puedes recorrer “el centro” en minutos. O puedes tomarte mucho más tiempo. Loja tiene su encanto, lo saben todos o bueno quienes disfrutamos de caminar por la ciudad.

Después de tanto caminar y esperar a mis amigos en el centro, encontré el lugar perfecto para esperarlos, Santo Domingo es perfecto, es una pequeña pero bonita plaza,  pequeña y bonita como Loja. Mis amigos a veces se demoran demasiado y yo encontré este bonito lugar, así que me siento aquí y no me importa que vean como una completa desubicada, porque no soy la única desocupada que se sienta aquí.  [en otro post prometo escribir por qué es el sitio preferido de muchos, y lo haré de la manera más técnica y gráfica posible porque se supone que este blog es para escribir de temas urbanos o algo así].

Santo Domingo es la plaza preferida de muchas personas, muchos de ellos mis amigos, por eso cuando alguien subió esta imagen a Facebook todos pusimos el grito en el cielo.

10431508_890647087652993_3397107289900161178_n

Y nos alarmamos porque Santo Domingo es esto:

20150117_152817_1

InstaSize_2014_8 _ 175364

InstaSize_2015_1 _ 137245

A mi me salen bien ciertas fotos, pero a ella todas le salen perfectas:

 Pero volviendo a lo anterior, este lugar es her-mo-so. Así que basta de alteraciones y agresiones a esta plaza, suficiente con lo que hizo el Banco de Loja en diciembre de 2014 por Navidad.   Este lugar es para sentarse, disfrutar, esperar a los amigos, o para tomar bonitas fotografías.

Loja es pequeña pero bonita, por eso debemos cuidar cada uno de sus lugares, y no por el lugar en sí, sino por nosotros, para tener lugares agradables para estar, compartir y disfrutar.

Estar, compartir y disfrutar de iniciativas como la Sinfónica de Loja hizo en uno de los mercados de la ciudad.

 O simplemente para caminar y disfrutar como la mayoría de nosotros lo hace en la pequeña pero bonita Loja, y aunque no todos caminemos y disfrutemos al ritmo de Pharrell Williams; caminamos y disfrutamos, porque Loja es de esas pequeñas y bonitas ciudades. Pequeñas y bonitas ciudades donde por suerte conoces a todos.

Medellín, un gran laboratorio de intervenciones urbanas.

Siempre tuve la ilusión y la esperanza de que con un pinchazo de aguja sería posible curar las enfermedades. El principio de recuperar la energía de un punto enfermo o cansado por medio de un simple pinchazo tiene que ver con la revitalización de ese punto y del área que hay a su alrededor.

Creo que  podemos y debemos aplicar algunas “magias” de la medicina a estas ciudades, pues muchas están enfermas, algunas casi en estado terminal. Del mismo modo en que la medicina  necesita la interacción entre el médico y el paciente, en urbanismo también es necesario hacer que la ciudad reaccione. Tocar un área de tal modo que pueda ayudar a curar, mejorar, crear reacciones positivas y en cadenas. Es necesario intervenir para revitalizar, hacer que el organismo trabaje de otro modo.

Muchas veces me pregunto por qué determinadas ciudades consiguen transformaciones importantes y positivas.

Encuentro muchas y variadas respuestas, pero una de ellas me parece común en todas estas ciudades innovadoras: porque en ellas se propició un comienzo, un despertar.  Eso es lo que hace que una ciudad reaccione.

Sabemos que el planteamiento es un proceso.  Por bueno que sea, no consigue transformaciones inmediatas. Casi siempre es una chispa que inicia una acción y la consecuente propagación de esta acción. Es lo que llamo una buena acupuntura. Una verdadera acupuntura urbana.

Jaime Lerner, Acupuntura Urbana. página 5.

¿De qué trata el urbanismo? De espacio público.

Pero no  como una obra física. Sino como la manera de solucionar los problemas que aquejan a una ciudad. Es decir, el urbanismo es holístico. A través de él, se buscan soluciones de: seguridad, desarrollo económico, movilidad, sustentabilidad, etc. En fin, mejorar la calidad de vida de todas las personas que viven en ella.

Como dice Lerner: desarrollar un buen urbanismo es la única manera de sanar las urbes.

Tal es el caso de Medellín, la ciudad de la eterna primavera. Las intervenciones urbanas realizadas los últimos años son dignos de analizar.  En los 90’s se la conocía como “la ciudad más violenta del mundo”, pasó a ser declarada en el 2013 la “ciudad más innovadora del mundo” y ganar el  Premio Verde Veronica Rudge en Diseño Urbano.

¿A qué se debe este cambio? Sus autoridades llenas de visión utilizaron la arquitectura y el urbanismo para reestructurar la ciudad. Un pinchazo por aquí, -una biblioteca-, otro por acá -el metrocable-, lograron poco a poco,  un territorio  equitativo.

¿Qué se necesita para lograr un gran cambio? Voluntad política. Técnicos responsables. Y ciudadanos comprometidos con su ciudad.

Espacio público.

Equipamiento – espacio público – transporte público.

Imágenes tomadas de: Medellín, una ciudad que sí piensa en los pobres.

Intervenciones urbanas, ejemplos.

Medellín este 3 de septiembre recibirá el Premio Verde Veronica Rudge en Diseño Urbano de la universidad de Harvard por PUI Nororiental, la cual es una obra EDU -Empresa de Desarrollo Urbano-.

Los cambios en esta ciudad son maravillosos, tal como lo vemos en esta fotografía:

Por eso, en este post hablaremos de intervenciones urbanas realizadas en diferentes lugares.

Empezaremos diciendo que en la actualidad la construcción de ciudad implica varias escalas, las cuales son complementarias y se articulan. Hablamos de la estrategia urbana y el proyecto urbano.

¿Qué es el proyecto urbano? Pues es una herramienta de gestión en la ciudad.

Consiste en una forma de construir la ciudad de manera más operativa que normativa y se plantea una posición alternativa al urbanismo tradicional, cuya naturaleza normativa basada en la zonificación, ha dominado las maneras de planificar el territorio.(Taller de Espacio Público, 2011)

El proyecto urbano no es un plan urbanístico ni un proyecto arquitectónico, quizá sea el punto medio de los dos, donde se define la forma y el contenido de una parte de la ciudad y el que se puede dar inicio a una sucesión de intervenciones urbanas. Como Oriol Bohigas lo dijo:

“[…]. El Proyecto Urbano impone una predisposición morfológica y funcional decisiva, pero, al mismo tiempo deja una puerta abierta a los proyectos sucesivos y sobrepuestos”. (Bohigas, 2004)

Algunas características del proyecto urbano son:

  • multiplicidad de escalas
  • multiplicidad de tiempos
  • multiplicidad de actores
  • multiplicidad de disciplinas

Los proyectos urbanos son importantes ya que producen efectos polivalentes en la ciudad y contribuyen en la transformación y desarrollo de la urbe.

En muchos casos, el proyecto urbano toma forma de una intervención urbana. La intervención no siempre es el gran proyecto. Muchas veces es cuestión de querer un cambio. De querer brindar una mejor ciudad para sus habitantes.

BOqvIKUCcAA-LpX

Pero también hay proyectos, que nacen del grupo más importante: la ciudadanía. Sí, proyectos de ciudadanos para los ciudadanos y población de una ciudad. Estas acciones toman el nombre de Urbanismo Táctico

Por ejemplo, Toma-La Ciudad el día sábado nos mostró estas fotografías de la intervención realizada el día sábado 31 de agosto en la  plazoleta de Independencia y Juan Manuel.

988744_432409526859630_1613087532_n

Actividades en espacio público. Recuperado de: Toma-la-Ciudad FanPage

Intervención realizada en la calle Pitakki, en Atenas.

“Pittaki” Vecinos de Atenas donan sus lámparas para iluminar las calles

http://vimeo.com/56116764

En Quito, Siete86 propuso esto:

Orizzontale propuso activar la calle con madera, un proyecto desarrollado para el festival de artes Walk & Talk 2016. Colaborando con el diseñador visual NO-ROCKET construyeron la “Casa do Quarteirão”, la cual está ubiccada en el barrio de O Quarteirão, cerca del centro histórico de Ponta Delgada. El proyecto intenta preservar y realzar una zona de la ciudad que no ha sido invadida por estacionamientos y vehículos. Más información, revisar el siguiente enlace.

casa_do_quarteirao_gif_hd

10_-wt2016-orizzontale-_rui_soares

Acciones a corto plazo, generan cambio a largo plazo. Bajo ésta premisa debemos actuar.

Volviendo al primer ejemplo, Medellín  es referente en cambio en la región. Pasó de ser una de las ciudades más peligrosas del mundo, a ser la ciudad más innovadora del mundo. Todo gracias a las estrategias planteadas, en este caso particular al Urbanismo Estratégico desarrollado + acciones de Urbanismo Táctico.

*Si quiere leer más de Medellín, haz click aquí*

Intervención urbana: ’21 columpios’ en los paraderos de buses, Montreal.

El colectivo canadiense Daily Tous Les Jours creador de la intervención urbana ’21 columpios’, la cual está dispuesta en los paraderos de buses de una transitada calle de Montreal, en Canadá, específicamente en Montreal’s Quartier des spectacles on the Promenade des Artistes. Esta es parte del célebre barrio de la ciudad, donde el arte y el Festival de Jazz de Just for Laughs, y dónde ahora el ciudadano común puede hacer música mientras juega y disfruta de su ciudad.

La instalación fue diseñada por el profesor Luc-Alain Girardeau de la Faculdade Université du Québec à Montréal Scienceé en conjunto con el colectivo. Los sonidos pre-grabados emiten notas musicales de xilófonos y pianos y se pueden componer melodías cuando los columpios – similares a los de parques – están en movimiento; esta intervención permite una interacción entre las personas y el espacio público.

Vía Mistura Urbana

Uno de los principales objetivos es lograr la cooperación colectiva para lograr un fin, crear una melodía. Cada una de las 21 oscilaciones de los columpios  emite diferentes notas y, cuando se usan en conjunto, los cambios de componer una pieza musical en la que ciertas melodías surgen sólo a través de la cooperación.

Emitir sonidos, tal cual como un juego, donde el grado de cooperación es el punto básico, donde el comportamiento de cada individuo depende de las decisiones del resto del grupo. Si no hay cooperación no hay sonidos, sin unidad no hay objetivo.

En fin,  ahora es más divertido esperar el autobus.

Más información en:

Daily Tous Les Jours

Plataforma Urbana