Archivo de la categoría: Sin categoría

¡Feliz día!

Y por este lado del mundo se celebra cada 14 de febrero el día del Amor y la Amistad. Y quería aprovechar la oportunidad para desearles amor cada uno de sus días. Que nunca falte el amor pero sobre todo la amistad.

¡¡feliz día, al muy estilo de Jane Jacobs!!

jane

 

Feliz año 2017

Los mejores deseos para cada uno de nosotros. Gracias por leernos a pesar de la larga ausencia, espero que el 2017 sea de lo mejor.

blog_feliz_an

Arquitectura contemporánea de Ecuador (1999-2015): el florecimiento de una crisis.

La revista rita_ es una publicación semestral -iniciativa de redfundamentos S. L.-, que pretende convertirse en la revista asociada a las más importantes Escuelas de Arquitectura de España e Iberoamérica. Es escrita por profesores y estudiantes de posgrado, cada número se centra en textos y obras de un país de Iberoamérica.

Des sus tres ediciones, la última, la edición Nº 3 habla de la arquitectura Ecuatoriana, publicándose obras como:

  • La casa Sáez – Moreira, obra de José María Sáez y Mónica Moreira.
  • Ladrillos, bloques y otros elementos abandonados y parches,  de Al Borde.
  • Estudio Mike (Taller y Vivienda), Daniel Moreno y Margarida Flores.
  • Edificio 03-98, obra de Espinoza Carvajal arquitectos e ingenieros.
  • Plaza “Víctor J. Cuesta”, proyecto de Durán Hermida, arquitectos asociados.
  • Casa del Alabado. Museo de arte precolombino. Luis López López.
  • Casa X. Arquitectura X. Adrián Moreno y María Samaniego.

Pero está edición hay un texto que destaca, el cual es Arquitectura contemporánea de Ecuador (1999-2015): el florecimiento de una crisis. Es de autoría de Ana  María Durán, tal como lo menciona su título habla de la arquitectura de Ecuador en los últimos 15 años, es un texto rico en información y datos, muy útil no sólo para estudiantes y arquitectos sino para el ciudadano en general. Tal como lo dice David Barragán “este ensayo quedará como fuente de consulta de la Arquitectura Contemporánea en Ecuador”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi más sinceras felicitaciones a Ana María Durán por su trabajo, y a Red Fundamentos por las publicaciones.

La bicicleta como solución a ciertos problemas urbanos:

Me encontré con este vídeo y quiero compartirlo con ustedes:

Como dice Enrique Peñalosa: “Si uno logra que una ciudad se movilice en bicicleta, va a ser una ciudad mucho más humana, más igualitaria además, porque mientras el automóvil separa a la gente, la bicicleta integra, construye una sociedad mucho más integrada y más amable”.

Y concluyendo, la idea no es que todos nos movilicemos en bici, sino que en la ciudades existan las facilidades para que el peatón vaya seguro por la acera, que el ciclista tenga la infraestructura necesaria para movilizarse, que el usuario de transporte público se sienta cómodo y seguro viajando en bus, así como también las personas que se trasladan en carro puedan seguirlo haciendo.

Se necesitan más lugares e infraestructura  que permitan tener ciudades más humanas, más justas; donde el ser humano sea el rey, porque ahora el que manda en nuestras urbes es el rey auto.

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor del fuego

Este post está dedicado para aquellas personas que tanto quiero, que me han dado tanto de sí, gracias a ellas por el cariño y el apoyo, sí para ustedes queridas amigas.

532794_405622089479916_1406100011_n

Texto de Simone Seija Paseyro.

Alguien me dijo que no es casual, que desde siempre las elegimos. Que las encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan. Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las cualidades que las trajeron a mi tierra personal.

Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando. Arquitectas de sueños, hacedoras de planes, ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna.

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen.

Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras.

Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un examen, o para cerrar una noche de cine. Las de ‘veníte el sábado’ porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música, y hablar, hablar y hablar hasta cansarse. Las de adultas, a veces para asilar en nuestras almas a una con desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, solo por las meras ganas.

El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada, y sin embargo, detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos. Cambiamos.

Crecimos. Nos dolimos. Parimos hijos. Enterramos muertos. Amamos. Fuimos y somos amadas. Dejamos y nos dejaron. Nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. Cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar.

Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no.

Creímos morirnos muchas veces, y encontramos en algún lugar la fuerza de seguir. Bailamos con un hombre, pero la danza más lograda la hicimos para nuestros hijos al enseñarles a caminar. Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el amor, y cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos protegimos. Fuimos heridas e inevitablemente, herimos. Entonces…los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar.

Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde nuestro edificio recién se empezaba a erigir. Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.

Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos. Hoy somos todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana, me emociono.

Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego” que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía. Como siempre. Como nunca. Como toda la vida.

n+1

Parecía que este día no iba a llegar. Esperabamos que no llegara. Nos habíamos acostumbrado a su mala salud de hierro, a que fuera una presencia constante a sus 104 años, pero ayer, tras un mes hospitalizado fallecía en Río de JaneiroOscar Niemeyer.

Es un mal día hoy, y es uno extraño. Para mi generación, y quizá para las anteriores, Niemeyer formaba parte de un santoral de grandes maestros en el que estaba acompañado por Mies, Le Corbusier, Wright, Aalto, Khan…. todos desaparecidos ya. Es esa la sensación que nos queda hoy –sea explicable o no, lógica o no- la de que con el genio brasileño se acaba una época, se cierra una etapa y nos quedamos un poco más huérfanos.

Y si bien Niemeyer formaba parte indiscutible de ese grupo de intocables, lo cierto es que en nuestro recuerdo su presencia en la escuela era –triste e…

Ver la entrada original 165 palabras más

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com! This is your very first post. Click the Edit link to modify or delete it, or start a new post. If you like, use this post to tell readers why you started this blog and what you plan to do with it.

Happy blogging!