n+1

Parecía que este día no iba a llegar. Esperabamos que no llegara. Nos habíamos acostumbrado a su mala salud de hierro, a que fuera una presencia constante a sus 104 años, pero ayer, tras un mes hospitalizado fallecía en Río de JaneiroOscar Niemeyer.

Es un mal día hoy, y es uno extraño. Para mi generación, y quizá para las anteriores, Niemeyer formaba parte de un santoral de grandes maestros en el que estaba acompañado por Mies, Le Corbusier, Wright, Aalto, Khan…. todos desaparecidos ya. Es esa la sensación que nos queda hoy –sea explicable o no, lógica o no- la de que con el genio brasileño se acaba una época, se cierra una etapa y nos quedamos un poco más huérfanos.

Y si bien Niemeyer formaba parte indiscutible de ese grupo de intocables, lo cierto es que en nuestro recuerdo su presencia en la escuela era –triste e…

Ver la entrada original 165 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s