Imagen de la ciudad

Kevin Lynch.
Editorial Infinito. Buenos Aires. 1959 (resumen)
 

LA IMAGEN DEL MEDIO AMBIENTE

Nada se experimenta en sí mismo sino siempre en relación con sus contornos, con las secuencias de acontecimientos que llevan a ello y con el recuerdo de experiencias anteriores. Así establecemos vínculos con partes de la ciudad y su imagen está embebida de recuerdos y significados
No somos solo espectadores sino actores que compartimos el escenario con todos los demás participantes. Nuestra percepción del medio ambiente no es continua, sino parcial y fragmentaria. Casi todos los sentidos entran en acción y la imagen es realmente una combinación de todos ellos.


LA LEGIBILIDAD DE LA CIUDAD

Es una cualidad visual específica. Es la facilidad con que pueden reconocerse y organizarse sus partes en una pauta coherente. Una ciudad legible hace que sus distintos sitios sobresalientes o sendas sean fácilmente identificables y se agrupan también fácilmente en una pauta global.


LA ESTRUCTURACIÓN Y LA IDENTIFICACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Es una capacidad vital en los animales, para lo cual utilizan varias claves visuales, olfativas, etc. El hombre, igualmente usa y organiza con coherencia  algunas de sus claves sensoriales -principalmente la vista-.
Perderse causa ansiedad, temor. Está vinculado al sentido de equilibrio y bienestar. ‘Estar perdido’ tiene connotaciones geográficas y psicológicas y es asumido como un ‘desastre’. La ORIENTACIÓN constituye un vínculo estratégico con la imagen ambiental. Es la representación mental generalizada del mundo físico exterior que posee un individuo.
Una imagen esta conformada por la sensación inmediata mas el recuerdo de experiencias anteriores que sirve para interpretar la información y orientar la acción. Una imagen nítida:
  • permite desplazarse con facilidad y prontitud.
  • actúa como un amplio marco de referencia, como organizador de la actividad, las creencias y/o el conocimiento.
  • es la base para el desarrollo individual (equilibrio)
  • proporciona la materia prima para los símbolos y recuerdos colectivos de comunicación del grupo.
  • una imagen ambiental eficaz confiere a su poseedor una fuerte sensación de seguridad emotiva


ELABORACIÓN DE LA IMAGEN

La imagen ambiental es el resultado de un proceso bilateral entre observador y medio ambiente. El medio ambiente sugiere distinciones y relaciones. El observador escoge, organiza y dota de significado lo que ve.
La imagen desarrollada en esta forma limita y acentúa ahora lo que se ve, en tanto que la imagen misma es contrastada con la percepción y filtrada mediante un constante proceso de interacción.
Así, la imagen de una realidad determinada puede variar considerablemente en diferentes observadores. Cada individuo crea y lleva su propia imagen. Pero hay coincidencias fundamentales entre los miembros de un grupo, lo que da lugar a las imágenes colectivas.
IMÁGENES PUBLICAS son representaciones mentales comunes que hay en el conjunto de una ciudad, zona o localidad.

ELEMENTOS DE UNA IMAGEN

Toda imagen ambiental exige identidad, estructura y significado.

IDENTIDAD: identificación de un objeto, su distinción con respecto de otras cosas, reconocimiento como entidad separable, individual y unitaria.
ESTRUCTURA: La imagen debe incluir la relación espacial o pauta con el observador y con otros objetos.
SIGNIFICADO: el objeto debe poseer un significado práctico o emotivo para el observador. EJ: imagen útil para encaminar una salida = reconocimiento de una puerta como entidad diferenciada, de su relación espacial con el observador y de su significado como agujero que permite salir. El medio urbano es mucho más complejo.

IMAGINABILIDAD

Cualidad de un objeto físico que puede suscitar una imagen vigorosa en cualquier observador. Forma, pauta o distribución que facilita la elaboración de imágenes mentales del medio ambiente que son claramente identificadas, poderosamente estructuradas y de gran utilidad. El objetivo es establecer identidad y estructura en el mundo perceptivo.
Como el desarrollo de la imagen incluye observador y objeto, es posible fortalecer la imagen mediante artificios simbólicos, mediante la re-educación del que percibe o bien remodelando el entorno.
Se desarrolla la imagen del medio ambiente, mediante la acción sobre la forma física, así como mediante un proceso interno de aprendizaje.
LA IMAGEN DEL MEDIO AMBIENTE Y SUS ELEMENTOS
La imagen pública de una ciudad es la superposición de muchas imágenes individuales o serie de imágenes públicas mantenidas por los grupos. Estas imágenes son necesarias para que el individuo actúe acertadamente en su medio ambiente.
Otras influencias de la imagen: significado social, función, historia, nombre, etc.
ELEMENTOS:

1. – SENDAS

Son conductos que sigue el observador normalmente, ocasionalmente o potencialmente, ejemplo: CALLES, SENDEROS, LÍNEAS DE TRANSITO, CANALES O VÍAS FÉRREAS. 
La gente observa la ciudad mientras va a través de ella y conforme a estas sendas organizan y conectan los demás elementos ambientales.
Para la mayoría son elementos urbanos predominantes. Las personas que conocen bien una ciudad dominan bien una parte de su estructura de las sendas.
Carácter de la senda: concentración de un uso o una actividad especial en una calle.
¿Cómo fortalecer la imagen de la senda? Mejorando sus características espaciales -extremos de anchura de veredas-.
A la hora de orientarse, la búsqueda de la calle principal se vuelve automática, así como la confianza en ella.
¿Cómo de identifica una senda? Por sus características especiales de fachada, la textura de pavimento es menos importante; detalles del arbolado -a menos que sea muy  tupido y notorio-. 
Las sendas son importantes como mera estructura, como un elemento de vinculación con otras vías.
La continuidad de la senda está dada por la anchura, fachadas y arbolado.
La dirección de la senda está dada mediante gradientes o cambio regular de una cualidad acumulativa en una dirección o gradiente de intensidad de uso (curva prolongada = gradiente en un cambio seguro de dirección).
Las sendas con orígenes y destinos claros y bien conocidos son dueñas de una identidad vigorosa, ya que contribuyen a mantener ligada la ciudad y dan la sensación de la posición del observador. Esta sensación de dirección puede estar remarcada por elementos visibles cerca de los extremos de la senda.
La escala, con esta cualidad directiva el individuo puede sentir su posición en la longitud total (aprehender la distancia recorrida o la que falta por recorrerse).  La escala puede estar acentuada por medio de mojones o nodos a lo largo de la senda.
Las sendas pueden ser consideradas una red cuando las relaciones que se repiten son suficientemente regulares o previsibles.
 

2. -BORDES

Los bordes son elementos lineales que el observador no usa o no considera sendas. 
Son los límites entre dos fases o rupturas lineales de la continuidad, ejemplo: playas, cruces de ferrocarril, bordes de desarrollo, muros.
Constituyen referencias laterales y no ejes coordinados, vallas más o menos penetrables que separan una región de otra; o suturas, líneas según las cuales se relacionan o unen dos regiones.
Los bordes que aparecen más fuertes son los visualmente prominentes, de forma continua y son impenetrables al movimiento transversal. Son más importantes la continuidad y la visibilidad por sobre la impenetrabilidad. Pueden ser al mismo tiempo sendas en que la imagen de la circulación es predominante -es una senda con características de límite-.
Bordes aéreos que no son vallas que separan a nivel del suelo. Son elementos de identificación muy importantes en una ciudad.
Poseen cualidades directivas, al igual que las sendas.
3. – BARRIOS O DISTRITOS
Son las secciones de la ciudad cuyas dimensiones oscilan entre medianas y grandes. Concebidas como de un alcance bidimensional en el que el observador ‘entra’ en su seno mentalmente y son reconocibles como si tuvieran un carácter común que los identifica.
Siempre identificables desde el interior, también se lo usa para la referencia exterior en caso de ser visibles desde afuera.
Las características físicas que determinan los barrios: continuidades temáticas: infinita. Variedad de partes integrantes: textura, espacio, forma, detalles, símbolos, tipo constructivo, uso, actividad, los habitantes, el grado de mantenimiento y la topografía, etc.
Las claves no son solamente visuales: el ruido y los olores pueden ser importantes; para producir una imagen vigorosa hay que reforzar las claves de identidad. Las connotaciones sociales son muy importantes para la estructuración de las regiones. Los nombres de los barrios y las clases sociales proporcionan identidad.
Los límites pueden ser muy variados: rígidos (elementos construidos: parques etc.) o suaves e inciertos, e incluso hay regiones que carecen de límites.
Los bordes pueden desempeñar una función secundaria: pueden poner límites a un barrio y pueden reforzar su identidad, pero no contribuyen a formar un barrio.
Un tipo de barrio: un fuerte núcleo circundado por unos gradientes temático que disminuye paulatinamente. Un nodo vigoroso puede crear una especie de barrio, en una zona homogénea más vasta, por “radiación”.
Algunas regiones pueden ser introvertidas, con pocas conexiones con la ciudad, mientras que otras pueden ser vueltas hacia afuera y conectadas con los elementos circundantes.
Algunos barrios pueden ser independientes, solitarios en su zona. Otros pueden estar ligados entre sí.

4. – NODOS

Son los puntos estratégicos de la ciudad a los que puede ingresar un observador y constituyen focos intensivos de los que parte o a los que se encamina.
Son confluencias, sitios de una ruptura en el transporte, un cruce o una convergencia de sendas, momentos de paso de una estructura a otra o concentraciones/ condensaciones de determinado uso o carácter físico (esquina donde se reúne la gente, una plaza cercada, etc.)
Algunos de estos nodos se constituyen en focos de un barrio sobre el que irradia su influencia y se yerguen como símbolos (núcleos)
Nodo – senda: las confluencias son típicamente nodo senda = acontecimientos en el recorrido
Nodo – barrio = los núcleos son típicamente los focos intensivos del barrio, su centro polarizado.
Conceptualmente son puntos pequeños en la imagen de la ciudad, pero en realidad pueden ser grandes manzanas o formar lineales algo prolongadas e incluso barrios centrales enteros, cuando se considera la ciudad en un nivel bastante amplio. La ciudad puede ser un nodo si se considera en una escala nacional o internacional
La confluencia o lugar de una pausa en el transporte tiene importancia decisiva para el observador de la ciudad. En las confluencias deben adoptarse decisiones, la gente agudiza su atención en esos lugares y percibe los elementos vecinos con una claridad mayor que la corriente.
En teoría, hasta las intersecciones de las calles son nodos, pero por ser insuficientemente prominentes, se los imagina como cruces incidentales de sendas. La imagen no puede contener un número excesivo de centros nodales.
El otro tipo de nodo son las concentraciones temáticas: parques, plazas, zonas comerciales, zonas residenciales bien caracterizadas.
Los nodos pueden ser al mismo tiempo confluencias y concentraciones
La forma física vigorosa no es de mayor importancia para el reconocimiento de un nodo, sino la forma del espacio en proporción a la importancia de las funciones. Si cumple con estas condiciones, se convierte en un espacio memorable.
Igual que los barrios, los nodos pueden ser introvertidos o extrovertidos.
Introvertidos da poco sentido de la dirección a quien se encuentra en él o en sus proximidades.
Extrovertidos: las principales direcciones están explícitas y bien nítidas.
5. – MOJONES
Son otro tipo de puntos de referencia, pero en el cual el espectador no entra en él, sino que es exterior.
Es un objeto físico definido con bastante sencillez, por ejemplo, un edificio, una señal, una tienda o una montaña.
Algunos mojones están distantes y es característico que se los vea desde muchos ángulos y distancias por arriba de la cúspide de elementos más pequeños y que se los utiliza como referencias radiales, ejemplo: formas aisladas, cúpulas de iglesias, colinas.
Otros mojones locales, siendo visibles en localidades restringidas y desde determinados accesos: letreros, frentes de tiendas, árboles, tiradores de puertas y otros detalles de mobiliario urbano que caben en la imagen de la mayoría de los observadores
Son claves de identidad a inclusive de estructuras usadas frecuentemente y se confía cada vez más en ellas a medida que el trayecto se hace familiar.
La característica física clave es la singularidad, un aspecto que es único o memorable en el contexto.
Si los mojones tienen una forma nítida se hace más fácil identificarlos y es más probable que se los escoja como elementos significativos. Y también si contrastan con el fondo y hay una prominencia en la situación espacial. El principal factor: contraste entre forma y fondo.
La prominencia espacial: haciendo visible el elemento desde muchas ubicaciones o estableciendo un contraste local con elementos vecinos (una variación en retroceso y altura).
La ubicación en una confluencia fortalece el mojón. La actividad asociada con un elemento puede constituirlo en un mojón. Las asociaciones históricas u otros significados constituyen poderosos refuerzos.
Los mojones distantes son conocidos por personas no familiarizadas con la ciudad que las usan como organizador de las pautas de orientación.
Las personas familiarizadas con la ciudad organizan sus pautas usando imágenes que son visibles en escala reducida, es decir se fijan en mojones locales.
Los sonidos y olores refuerzan los mojones visibles.
Una serie de mojones en los que un detalle evoca por anticipado al próximo y en que los detalles claves suscitan movimientos específicos del espectador, aparecen como una forma corriente de desplazamiento de la ciudad.
Las secuencias deben ser continuas, exentas de largos vacíos. La secuencia facilita el reconocimiento y el recuerdo y da seguridad emotiva y eficacia funcional.
IMAGEN CAMBIANTE
La imagen puede cambiar ocasionalmente de tipo si las circunstancias de su visión son diferentes. Una autopista es una senda para el conductor y un borde para el peatón.
Ninguno de los elementos existe en la realidad aisladamente. Los barrios están estructurados por nodos, definidos por bordes, atravesados por sendas y regados de mojones.
INTERRELACIÓN
La mayoría de los observadores agrupan sus elementos en organizaciones complejas. Se experimenta el complejo como una totalidad cuyas partes dependen entre sí y que están relativamente fijadas en relación entre sí.
En vez de una sola imagen inclusiva de todo el medio ambiente, parece haber conjuntos de imágenes superpuestas e interrelacionadas.
Estos conjuntos están dispuestos en una serie de niveles, conforme a la escala de la superficie de que se trate, de modo que se pasa de la imagen en el ámbito de una calle a los niveles del barrio, de ciudad o de región.
Las imágenes no solo se diferencian por la escala sino por el punto de vista, la hora del día y la estación del año.
Las imágenes pueden ser muy sensoriales, es decir, referirse a elementos de la realidad:  ya sean formas, texturas, colores, ruidos, o abstractos, denominando a los elementos exentos de detalles: ‘un restaurante’, ‘un edificio’, etc.
Parte del contenido se tomó de Teorías de la Arquitectura
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s