Germán del Sol

‘No puedo pensar la arquitectura mirando planos, tengo que pensar la arquitectura leyendo poesía y preguntándome ¿qué es lo que le importa a la gente? Lo que le importa es lo que voy a darle. Por eso decimos: “me olvido de la arquitectura”. Pero para olvidarla, primero uno tiene que aprenderla. Después la olvida. Porque cuando ya sabes escribir no estás pensando en escritura, estás pensando en lo que vas a decir y, por lo tanto la ortografía ya no te ocupa.
Para todo lo demás es igual. Uno no puede estar enamorado de alguien pensando en el amor. O leyendo libros sobre cómo amar. No. Te gusta mucho alguien y te olvidas del amor para amar y no quedarte en teoría. Mientras estás con ella, no te pasas pensando: ¿el amor será esto, o será esto otro? No. El amor se siente como una fuerza interior que te moviliza entero. La arquitectura también. Uno se dice: “sabes qué, ahora yo voy hacer lo que se me dé la gana, porque ya sé cuál es mi objetivo’.
 
Germán del Sol
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s